Base por bolas intencional con casa llena

Sólo una vez se ha dado esta situación en la LMB, aconteció en 1951 y fue ordenada por el magnate Jorge Pasquel

By Mexican League | March 2, 2015 11:19 AM

México, D.F. (Tomás Morales) 2 de marzo.- Solamente una vez hemos tenido en la historia de la Liga Mexicana una base intencional estando la casa llena y fue ordenada por Jorge Pasquel, propietario de los Azules del Veracruz, en un juego contra los Tuneros de San Luis Potosí en la temporada de 1951, la última del magnate veracruzano en nuestro beisbol.

Fue el viernes 10 de agosto de 1951 que tuvimos en el Parque Delta en jornada nocturna el juego entre Tuneros de San Luis Potosí, que manejaba "Chile" Gómez y los Azules del Veracruz, que en el roster decía que manejaba Ángel Castro, pero cuando Pasquel estaba en el parque, él solía mandar alguna jugada o algún cambio.

Esa campaña la Liga Mexicana se jugó a dos mitades, con el ganador de la primera mitad enfrentándose al ganador de la segunda vuelta y los Tuneros con su equipo de "niños catedráticos, así los llamaron, y manejados por José Luis "Chile" Gómez habían ganado la primera vuelta. Los jóvenes Panchillo Ramírez y Ramiro Cuevas eran sus lanzadores principales.

Los Azules estaban tratando de alcanzar a Torreón en la segunda mitad y estaban a medio juego solamente del liderato cuando se llevó a cabo este juego con el americano Rufus Lewis en la lomita del Veracruz y Panchillo Ramírez por Tuneros. El juego se fue de un solo lado y los Azules llegaron a tomar ventaja de 8-0 en la sexta entrada, con Ángel Castro empujando dos, una con jonrón y otra con hit. Castro ganaría la triple corona de bateo esa temporada. Además otra de las carreras fue lograda con un toque perfecto de Felipe "Muñeca" Iturralde para un "squeeze play" perfecto. Iturralde fue considerado el mejor tocador de la Liga Mexicana en ese tiempo y una vez en un juego en Veracruz bateó cinco toques que se convirtieron en hit.

Fue en la octava entrada, ganando Azules 8-1, que vino la jugada que hizo del partido uno diferente a los demás. Los Tuneros atacaron al abridor Rufus Lewis y lo expulsaron al llenar la casa con un out, entrando a relevar el derecho cubano "Bibí" Crespo, al que llamaban el hombre del brazo de hierro.

En el juego de esa noche y por lesiones de los catchers, el gran pitcher Ramón Bragaña estaba trabajando de receptor.

Fue en ese momento que se llenó la casa cuando vino a batear el fortachón cubano René González, un derecho de color que tres veces seguidas iba a conquistar el campeonato de jonrones, y entonces se le ocurrió a Jorge Pasquel ordenar la base por bolas intencional con la casa llena. Se lo dijo a su coach Ángel Abreu, quien años más tarde me contó que cuando fue a decírselo al pitcher Crespo y al catcher Bragaña, éste último se negó y dijo que en el Beisbol no se daba la base intencional con la casa llena. Ya se regresaba Abreu a la caseta cuando dio media vuelta y regresó a hablar con Bragaña y le dijo: "Mira Ramón, el hombre que paga ordenó la base intencional y es lo que tienes que hacer para no meterte en un lío."


FOTO: Ramón Bragaña, Ángel Castro y René González, involucrados en aquella base por bolas histórica.

Bragaña lo pensó mejor y de esa manera y ante la incredulidad del bateador René González, del ampáyer Cano y de los aficionados, vino la base intencional con la casa llena para que entrara una carrera de caballito, poniendo el juego 2-8. Luego vino a batear el catcher Armando Flores que también recibió pasaporte, este sin intención, y entró la segunda carrera de caballito, 3-8. Y le tocó batear a Claudio Solano que tenía poder, pero Bibí Crespo lo dominó en rola para double play que terminó el inning y evitó que la estrategia de la base intencional con casa llena quedara en ridículo.

Ya en la novena entrada San Luis hizo dos carreras, una de ellas por jonrón del cubano Humberto "Mascarita" Barbón, y los Azules terminaron ganando ese juego que se salió de la normalidad por 8-5 para luego terminar llevándose la segunda mitad de la temporada. Y en una Serie Final tormentosa, con gran bronca en un juego en San Luis Potosí, Azules del Veracruz fue el campeón de la Liga Mexicana en que lo que fue la retirada de Jorge Pasquel.

Fue Ramón Bragaña, por cierto, el único jugador que estuvo con los Azules del Veracruz en cada uno de los 12 años que tuvo de vida el equipo de Jorge Pasquel, siendo la mayoría de la veces pitcher estrella, también manager varias veces, primera base y estaba de catcher cuando el magnate de los safaris al África ordenó la única base intencional con la casa llena en la historia de la Liga Mexicana.

En la Liga del Pacífico solamente una vez se dio ese caso, con Héctor Espino de Hermosillo recibiendo base por bolas intencional con casa llena y como el siguiente bateador, Celerino Sánchez, siguió con triple de tres carreras, esa misma noche fue cesado el manager "Deacon" Jones que manejaba al Mayos de Navojoa.

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More