Globe iconLogin iconRecap iconSearch iconTickets icon
Mexican League
Milb Logo

El "Sargento" Tomás Herrera, una institución en el beisbol

May 21, 2020

TIEMPO DEL RECUERDO: Tomás Herrera Berrueto nos envío un pequeño reportaje de la carrera de su padre, Tomás Herrera Olachea, la produjeron los Diablos Rojos de México. Muy bien recordando sus hazañas como manager del equipo en aquella década de los 60. Podrían agregarse muchas cosas más que en ocasiones

TIEMPO DEL RECUERDO: Tomás Herrera Berrueto nos envío un pequeño reportaje de la carrera de su padre, Tomás Herrera Olachea, la produjeron los Diablos Rojos de México. Muy bien recordando sus hazañas como manager del equipo en aquella década de los 60.

Podrían agregarse muchas cosas más que en ocasiones hemos comentado en este espacio, gracias a verlo como manager pero más que nada a sus genialidades y su carácter bronco que como él me lo dijo en una ocasión, a la pregunta de porque era así. Me respondió, “eso fue lo que aprendí en mi juventud cuando salí de casa para unirme al ejercito. Me enseñaron a pelear contra quien veía como rival. Cuando salí del ejército norteamericano, empecé mi carrera de beisbolista. Me gustaba el beisbol y ahí me refugie”.

“Mi máxima categoría fue jugar en Triple A con los Padres de San Diego que entonces pertenecían a la desaparecida Liga de la Costa norteamericana.”.

El pitcheo de Tomás Herrera se lució jugando para los Tacuarineros de Culiacán, que así se llamaban en la vieja Liga de la Costa de México. Llegó a tener buenas temporadas pero la mejor fue la temporada 1955-56 que fue nombrado el pitcher del año. Luego llegó a la LMB con los Tecolotes de Nuevo Laredo, estuvo también con los Tigres y de ahípasó a los Diablos con los que terminó su carrera de lanzador para ser coach en 1962. Al año siguiente, sin tener ningún antecedente de manager, el alto mando de los Diablos citó a conferencia de prensa para darle el mando del equipo.

La mayoría pensó que no duraría mucho como manager de los Diablos tomando el lugar de Willy Calviño. Los Diablos no tenían un manager de tiempo completo desde 1956 que los dirigió Lázaro Salazar y quien les dio el primer título de su historia en la LMB. Salazar regresó en 1957 pero un derrame cerebral le costó la vida en plena temporada, durante un juego frente a los Sultanes de Monterrey.

Sin embargo, Tomás completó la temporada 1963. Hizo gran trabajo para repetir en 1964, con mucho más en las alforjas, ese año ganó el primero de sus dos títulos en la década. El otro fue en 1968. Esos años se hizo el más popular en el manejo de equipos. Sus broncas fueron notables con los ampáyers. Y ni hablar del pique que supo armar jugando contra los Tigres, sus cambios de golpes con Chito García levantó gran pasión.

Los ampáyers Juan Lima y Pancho Alcaraz fueron sus rivales de bronca con mucha frecuencia. Lo mismo que se recuerda que en la vieja Liga de la Costa tuvo varios rounds contra Memo Garibay, cuando estaba con Culiacán y Garibay era el manager de los Venados de Mazatlán. También triunfo como directivo, hay que recordar que en 1977 como gerente general le dio un campeonato a los Tecolotes y en 1992 también lo hizo como gerente de los Tigres. En lo personal siempre he pensado que debe estar en el Salón de la Fama. Por lo pronto se logró que su número UNO fuera retirado por los Saraperos de Saltillo, mucho colaboró para que el equipo coahuilense ingresará a la LMB en 1970.

[email protected] [email protected]