El título bélico de 1998 en la LMB

By Mexican League | September 26, 2015 12:57 PM

México, D.F. (Tomás Morales) 27 de septiembre.- Apenas en su tercer año de vida, los Guerreros de Oaxaca conquistaron el campeonato de la Liga Mexicana en 1998 y fue una gran sorpresa, ya que el equipo manejado por Nelson Barrera terminó en séptimo lugar del standing global, pero en los playoffs eliminaron a los dos equipos de mejores récords, Diablos Rojos primero y Sultanes de Monterrey después, para entonces ganar por barrida la serie por la corona a los Acereros de Monclova, manejados por Aurelio Rodríguez.

Se decidió para esta campaña que calificaran por puntos los dos primeros equipos de cada uno de los tres grupos, añadiendo a los dos equipos con mejores récords después de los seis amarrados. Guerreros pasó como el séptimo del grupo, siendo la primera ocasión que un equipo con ese final ganó un campeonato.

Los Guerreros habían entrado a la Liga Mexicana en el año de 1996, tomando el lugar de un Charros de Jalisco que terminó en último lugar un año antes, pero después de una temporada de pagar el noviciado y otro de mejoría, ya en 1998 estuvo lista la escuadra de la Verde Antequera para conquistar la corona.

Nelson Barrera, como manager-jugador, tuvo una gran actuación como bateador al conectar para .321 con 15 jonrones y 110 carreras empujadas, que le dieron el título de impulsadas por tercera ocasión en su carrera.

El destino beisbolero quiso que en el primer playoff se enfrentaran los dos equipos de don Alfredo Harp, con los Diablos, que finalizaron en segundo lugar en el standing global, jugando contra los Guerreros de Oaxaca. La serie se fue a seis juegos y cuando los Diablos estaban a punto de llevar la serie a siete encuentros, los Guerreros vinieron de atrás en la novena entrada y un jonrón del mismo Nelson Barrera sobre la barda del jardín derecho empujó las carreras de la voltereta que le dio el triunfo a Guerreros para eliminar a los Rojos. El batazo se lo conectó al zurdo Víctor Álvarez, prospecto de los Diablos y del Dodgers. Scott Lydy, otro ex diablo, también hizo daño en la novena entrada de ese sexto partido.

El segundo juego de esta serie lo decidió un hit de Roberto Carlos Méndez contra el derecho Rodrigo López.

El segundo playoff fue una tremenda batalla de siete juegos en que Oaxaca le ganó a los Sultanes de Monterrey, el súper líder de la campaña y que buscaba su tercer campeonato en los últimos cuatro años, en siete juegos. El pitcher Alejandro Carrasco se lució ganando a la hora buena y después de vencer a los dos mejores equipos de la temporada, Oaxaca salió como favorito en la final contra Monclova, que había llegado a la final ganando a Cancún en seis juegos y al Tigres en siete. Fue esta una serie explosiva en que por una protesta grande de Luis Polonia, contra los ampayers, el importante jugador fue suspendido por el resto de los encuentros de la campaña.

La serie final comenzó en la casa de los Acereros en donde Guerreros ganó los dos primeros y luego se anotaron otros dos triunfos en el parque Vasconcelos de Oaxaca. En el cuarto juego, un hit de Ramón Esquer produjo la carrera que representó el primer campeonato para los Guerreros. Más adelante, el mismo Nelson Barrera, y también con la franela de los mismos Guerreros, rompió la marca de Héctor Espino de más jonrones en Liga Mexicana que era de 453, conectando un total de 455.


FOTO: Celebración de los Guerreros; a la derecha, Nelson Barrera, manager-jugador de este equipo.

Héctor Álvarez tuvo una gran temporada al tener su mejor año bateador hasta ese momento con .366 y jugando en forma brillante el jardín central Fabián López y Felipe Durán, dos infielders, fueron parte de este campeón guerrero. El zurdo Leo Moreno aportó ocho victorias al equipo campeón. Fue la última ocasión en que un manager-jugador conquistó el campeonato de la Liga Mexicana, algo que era muy frecuente en el Beisbol de los viejos tiempos.

En 1998 hubo dos juegos sin hit ni carrera, uno por Jaime Orozco, de siete entradas y lanzando para los Cafeteros de Córdoba, y otro de nueve actos por Obed Vega, del Nuevo Laredo. Este Obed Vega volvería a lanzar más adelante otro juego sin hit ni carrera.

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More