La conquista de los Indios de Ciudad Juárez

By Mexican League | August 25, 2015 5:43 PM

México, D.F. (Tomás Morales) 25 de agosto.- Al cuarto año de haber llegado a la Liga Mexicana, los Indios de Ciudad Juárez conquistaron en 1982 su primer campeonato de la Liga Mexicana, al anotarse una impresionante e imprevista barrida en la serie final sobre los Tigres capitalinos. Fue también el primer campeonato de José "Zacatillo" Guerrero, que terminaría su gran carrera con el mayor número de triunfos entre los managers que han desfilado por el circuito, un total de 1976 victorias que le dan una amplia ventaja sobre el segundo lugar en ese departamento.

Ya con aquellos Indios de 1982 estuvo el zurdo Teodoro Higuera, quien luego sería gran estrella en las Ligas Mayores, pero sólo tuvo récord de 9-12 y 4.05, pero el derecho Rafael García, que tuvo varias grandes temporadas en los diamantes de la Liga Mexicana, ganó 19 juegos para ser el brazo más importante del equipo fronterizo, que terminó la temporada con un récord de 73-55, que le dio el primer lugar de la Zona Noroeste con tres juegos de ventaja sobre Saltillo.

Petroleros de Poza Rica con David García de manager fue el Súper Líder ese año con 81-49, pero perdió el primer playoff ante unos Tigres manejados por Fernando Remes, en sólo cinco juegos. Tigres llegó a la final barriendo al Azules de Coatzacoalcos, que tuvo al famoso Cananea Reyes de manager, al regresar después de un año en Ligas Mayores como coach de tercera base de los Marineros de Seattle. Tigres había quedado en segundo lugar del grupo suroeste a ocho juegos y medio del Coatzacoalcos.

Por primera vez, los dos equipos de la final llegaron con récords idénticos de ocho ganados y uno perdido y con los Tigres reforzados por el pitcher Dick Drago de Ligas Mayores, salieron como favoritos, pero al jugarse los dos primeros juegos en el Parque del Seguro Social los Indios fueron los ganadores. Los Tigres contaban con una fuerte batería pero no fueron pieza para los Indios que se llevaron los cuatro juegos seguidos de la final para un formidable récord global de 12-1 en la post temporada.

Terry Lee, un refuerzo de los Cerveceros de Milwaukee, fue el Más Valioso de la final al tener brillantes actuaciones ofensivas. Lee bateó .315 en la campaña y los Indios tuvieron en el americano Bob Smith al campeón bateador de la temporada con .357 y líder en hits con 164. Ese Terry Lee tuvo un año de siete jonrones con los Indios, aunque luego tendría dos campañas en la Mexicana con 18 y 20 cuadrangulares.

Gregory Biagini aportó 17 jonrones y 90 carreras empujadas, mientras el muy consistente Jaime López, un auténtico Mr. 300, dio para .316. Otro jugador muy importante de los campeones Indios lo fue el veloz Antonio Briones, que fue nuevamente el campeón robador de bases con un total de 60. En cinco diferentes campañas fue Briones líder de robos y por muchos años tuvo el primer lugar de ese departamento con 490 hasta ser rebasado por Luis Arredondo, que terminó con 527. En 1987 impondría Briones un récord que perdura al robar siete bases en un juego. 

El boricua René Quiñones fue segundo en más victorias de los Indios con un total de 14 y José Peña tuvo un casi perfecto récord de 10-1 para ser el campeón de ganados y perdidos con un alto promedio de .909. Para Peña fue un año especial, ya que el nativo de Ciudad Juárez y gran lanzador demostró que se puede ser profeta en su tierra. Fue en los amateurs de Juárez donde llamó la atención y el que fuera pitcher y umpire, Herón Anota, se lo recomendó a su amigo Manuel Oliveros en la ciudad de México, mismo que lo llevó a un Tigres donde el Ing. Alejo Peralta estaba comenzando con sus escuelas beisboleras para tratar de encontrar nuevos estrellas mexicanos.


FOTO: 'Zacatillo' Guerrero, el manager con más victorias en la historia de la LMB.

En 1982 los Tigres llevaban ya 16 años sin ganar un campeonato y después de este acercamiento iban a tener otros 10 años de vigilia.

En ese 1982 fue elegido Ejecutivo del Año el joven directivo Plinio Escalante, que al frente de los Leones de Yucatán estuvo en los playoffs y había logrado la construcción de un nuevo estadio en Mérida, el Kukulcán, que reemplazaba al parque Carta Clara que había sido por tanto años la casa del Beisbol en la ciudad blanca. Plinio Escalante es actualmente el presidente de la Liga Mexicana.

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More