Los inolvidables Alijadores de Tampico

Tenían grandes estrellas y un parque por el que cruzaba el ferrocarril

By Mexican League | February 1, 2015 1:26 PM

México, D.F. (Tomás Morales) 1 de febrero.- El cubano Armando Marsans debutó como manager de los Alijadores de Tampico en 1945 y procedió a ganar dos campeonatos seguidos con el equipo jaibo para ser el único manager, de 1940 a la fecha, que ha debutado en la Liga Mexicana con dos títulos seguidos.

Ya en 1945 la Liga Mexicana tenía a varios jugadores que habían dejado las Ligas Mayores para venir a jugar a México y la calidad del beisbol había mejorado mucho. Armando Marsans jugó ocho años en Ligas Mayores, de 1911 a 1918, estando los dos últimos con el equipo de Nueva York de la Liga Americana y fue el primer jugador latinoamericano en jugar con los Yanquis. Tuvo un promedio global de .269 este nativo de Matanzas y jugaba sobre todo el jardín.

En 1945 los Alijadores ganaron la corona con cuatro juegos de ventaja sobre Nuevo Laredo y Monterrey, que empataron en el segundo lugar.

Sus pitchers estrellas lo fueron el mexicano "Cochihuila" Valenzuela, quien ganó 19 juegos, y el zurdo cubano Manuel "Cocaína" García con 18 triunfos, mientras el americano Henry McHenry tuvo 12 éxitos.

En el cuadro estuvieron el jonronero Ángel Castro en primera, "Grillo" Serrell en segunda, "Polín" en el short y Héctor Rodríguez en la antesala. Todos menos "Polín", grandes estrellas del beisbol latino. Como catcher el cubano Gilberto Valdivia que era muy pimentoso y buen defensivo, aunque no un bateador importante.

En el jardín tuvieron al gran bateador cubano Santos "Canguro" Amaro, el mexicano Narciso Thompson en el central y el "Chato" McHenry cuando no pitcheaba estaba en el otro jardín, o "Cocaína", que también era muy buen bateador. Santos Amaro fue el mejor del club al batear .330, seguido por Héctor Rodríguez. Ángel Castro aportó 13 jonrones.

Para 1946 vino la guerra total a Ligas Mayores y en el reparto de jugadores que llegaron los Alijadores solo recibieron al shortstop americano Murray Fraklin que puso aún mejor el formidable infield, regresando Castro, Serrell, y Héctor Rodríguez, al igual el cátcher Valdivia.

Franklin bateó .300 en 1946 y jugó bien a la defensiva, siendo un jugador alto y fuerte. Había jugado con los Tigres de Detroit en 1942 antes de ir a la guerra mundial y luego dejó Estados Unidos para jugar dos años con Tampico. En 1949, cuando llegó el perdón a los jugadores que habían brincado a México, jugó el resto de su carrera en la Liga de la Costa del Pacífico con Hollywood, San Diego y Los Angeles.

Otros refuerzos en el Tampico de 1946 lo fueron el muy veloz Pedro "Charolito" Orta y el fortachón americano de color, Lonnie Sommers, en los jardines. En el pitcheo un nuevo refuerzo, el derecho cubano Lázaro Medina, fue muy importante y resultó el máximo ganador del club con 15, mientras "Cocaína" ganó 14 y "Cochihuila" 12.

En la temporada de 1946 los Diablos Rojos persiguieron todo el año a los Alijadores y fueron a Tampico para una serie crucial. Ganando los dos primeros encuentros el México se acercó a medio juego, pero entonces "Cocaína" García ganó para Tampico el tercero y el cuarto terminó empatado por falta de luz.

La temporada estaba finalizando y la serie siguiente, la penúltima, era dura para el Alijadores que tenía ventaja de juego y medio sobre Diablos y hubo preocupación cuando los Azules anunciaron al tremendo zurdo Max Lanier para abrir el primer juego.

Fue entonces que los aficionados del puerto tuvieron la suerte de ver el jueves 19 de septiembre la confrontación de Max Lanier contra "Cochihuila" Valenzuela, quien era considerado invencible en Tampico. En la tercera entrada los Alijadores se aprovecharon de errores para anotar dos carreras. Héctor Rodríguez abrió con hit y Serrell siguió con un machucón al pitcher con el primera base Danny Gardella soltando el tiro para un error de graves consecuencias. Bateando Lonnie Sommers hubo pasbol del catcher Lolo Correa y entró la primera carrera y la segunda cuando el mismo receptor tiró mal a tercera en intento de robo.

El mejor pitcher de la liga, Max Lanier, estaba trabajando con un mediocre catcher defensivo. En la cuarta entrada, la tercera carrera con sencillo de Santos Amaro y doblete de Pedro "Charolito" Orta que produjo. Lanier solo lanzó las primeras seis entradas aceptando una carrera limpia y Alijadores logró dos carreras sobre el relevista Raúl Cabrera para terminar ese juego 5-0 y mantener su ventaja. Alijadores ganó tres de cuatro al Veracruz y los Rojos dividieron para con Puebla para retrasarse a tres juegos.

Sin embargo, en la última serie, los jaibos fueron a San Luis Potosí y perdieron los dos primeros para que Diablos volviera a tener chance, pero finalmente con pitcheo del cubano Lázaro Medina los Alijadores ganaron 4-3 al Tuneros y se coronaron, con los Rojos quedando en segundo a solo un juego abajo. Héctor Rodríguez fue el mejor bateador del club con .320 y resultó este Alijadores el campeón de la Temporada de Oro de 1946, el año que Pasquel le hizo la guerra en serio a las Ligas Mayores cuando les quitó a varios de sus jugadores al pagar mejores contratos.

Alijadores ya no pudo repetir en 1947 pero no hay duda que dejó huella en nuestro Beisbol en la década de los cuarenta. Cuando volvió a la Liga Mexicana logró ganar la corona en 1975 ya en los tiempos del formidable Héctor Espino y con Benjamín "Papelero" Valenzuela de manager.


FOTO: Armando Marsans, 'Cocaína' García y 'Cochihuila' Valenzuela.

El parque de los Alijadores fue único, ya que una línea de ferrocarril atravesaba el campo a la altura de la parte trasera de la primera base y atravesaba el campo. Cuando venía el tren había que suspender el juego para que pasara el tren y generalmente los viajeros que iban en el ferrocarril saludaban con la mano a los aficionados y jugadores.

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More