Los sorprendentes Cafeteros de 1972

By Mexican League | July 13, 2015 2:06 PM

México, D.F. (Tomás Morales) 13 de julio.- Cafeteros de Córdoba regresó a la Liga Mexicana de Beisbol después de desaparecer en 1939, cuando ganaron el título, pero para 1972 estaban nuevamente en la pelota de verano como equipo de expansión, habiendo entrado en pareja con los Pericos de Puebla para totalizar 12 equipos.

Curiosamente los dos 'tims' llegaron lejos en su primer año y Cafeteros se convirtió en el primer real equipo de expansión en ganar un campeonato en su primer año. Tuvieron un inicio espectacular al vencer al Saraperos de Saltillo en la final de la Liga Mexicana, eliminando nuevamente al equipo favorito manejado por Tomás Herrera. Además entraron al frente de los nuevos Cafeteros tres grandes figurones en la rama de directivos con Chara Mansur y la ayuda de sus hijos, Roberto y José Antonio Mansur, los tres grandes nombres a través de los años en la Liga Mexicana.

Es muy difícil ensamblar un equipo de expansión y ganar el título en su primer año pero los Cafeteros lo lograron y aunque en ese entonces no lo sabían, posiblemente el momento más importante para ese resultado vino desde la convención beisbolera de diciembre de 1971, en Scottsdale, Arizona, cuando los Yanquis de Nueva York obtuvieron al antesalista Celerino Sánchez de los Tigres por 30 mil dólares y un jugador de clase triple A, el panameño Ossie Chavarría. Como los felinos jugaban solamente con peloteros mexicanos, cambiaron a Chavarría al nuevo equipo de Córdoba por un lanzador nacional y Ossie procedió a ser la bujía, un hombre de gran importancia en la carrera de los Cafeteros hacia el campeonato, el Más Valioso.

Ossie fue el mejor bateador de Córdoba en su gran campaña con .355 de average, 16 jonrones y hasta 82 carreras empujadas. Un año después Ossie no fue el mismo al regresar a Córdoba y se quedó en .257. Un infielder eléctrico en aquel 1972 que podía jugar todas las posiciones del cuadro. Después quedó Manny Álvarez, otra gran contratación, que dio para .330, el infielder Roberto Castellón, muy versátil también, en .316. Descartes de otros 'tims' tuvieron muy buenas campañas como Wilfredo Arano (.299), "Jungla" Salinas con .286, Luis Peralta (.278), Pancho García (.275), el gran catcher Jaime Corella (.261), que un año antes fue campeón con Charros, ahora estuvo con el monarca Córdoba. Los jardineros José Rodríguez y Daniel Morejón también contribuyeron.

Una contratación fabulosa del clan Mansur fue la del pitcher dominicano Silvano Quezada, quien procedió a ganar 21 juegos con 11 perdidos. Silvano había lanzado cinco juegos con el Charleston, sucursal de los Piratas de Pittsburgh en clase triple A, cuando Chara Mansur lo obtuvo en opción. Silvano tendría en 1973 una super temporada pero con Alijadores de Tampico, siendo luego suspendido de por vida por la Liga Mexicana en aquel castigo que todos pensamos era excesivo por el solo deseo de haber querido jugar otra vez con Cafeteros.

El gran veterano Ramón Arano fue obtenido del Saraperos y aportó 13 juegos ganados con el boricua Jesús Hernaiz estando formidable en la recta final con 10-4. El venezolano Juan Ramón Quiroz tuvo récord de 8-11 pero vivió su mejor momento en la final. Fue con los Cafeteros de Córdoba que Arano rompió uno de los records más importantes, las 211 victorias de aquel gran pitcher cubano, Ramón Bragaña, y no paró hasta tener 334 triunfos que sigue siendo la marca.


FOTO: Chara Mansur y 'Toche' Peláez, dueño y manager de los Cafeteros, respectivamente.

Los Cafeteros inauguraron ese año el nuevo estadio Beisborama en Córdoba y terminó con récord de 72-61 para superar por juego y medio al Tigres de la zona sur; mientras Saltillo fue el Super Líder con 85-51, con juego y medio sobre Alijadores, por lo que fue una temporada difícil para los dos equipos antes de ir a la final. Por Saltillo, el pitcher cubano Andrés Ayón tuvo una gran temporada con 22-3, pero otra vez fue envuelto por la serie final. El otro equipo de expansión, Pericos de Puebla, terminó en tercer lugar a solo dos juegos de los Cafeteros. La diferencia entre Córdoba y Tigres la marcó Ossie Chavarría, que de haberse quedado con los felinos los habría llevado a la final seguramente.

La serie final comenzó en Córdoba en donde casi siempre llovía a la hora de los play offs, terminando en Saltillo cuando los Cafeteros lograron su cuarta victoria en el sexto juego con Arano en la lomita. Por segundo año los Saraperos eran los favoritos y por segunda ocasión habían perdido.

Como manager tuvo un gran debut Mario "Toche" Peláez, que encajó como anillo al dedo, ya que era nativo de Córdoba y quien había triunfado como pitcher relevista con sus lanzamientos nudilleros en el Diablos Rojos. En 1971 estuvo de manager en la sucursal de los Diablos en la Liga Central, el equipo de Ebano, y conquistó el campeonato venciendo en la final a los Charros de San Luis. Y en 1972 alcanzó su gran triunfo en su primer año como manager de la Liga Mexicana.

Curiosamente sería el único campeonato en el retorno de los Cafeteros de Córdoba en la Liga Mexicana aunque estuvieron en la final de 1975 contra los Alijadores de Tampico.

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More