Tigres alza el título en Puebla

By Mexican League | October 15, 2015 2:17 PM

México, D.F. (Tomás Morales) 15 de octubre.- En la temporada del 2005, la número 80 en la historia de la Liga Mexicana, los Tigres lograron su tercer campeonato en el nuevo siglo XXI, siendo el primero y único al ser parte de la ciudad de Puebla. Manejados por Enrique "Che" Reyes, los Tigres de la Angelópolis lograron superar a Saraperos de Saltillo que nuevamente se quedó como el equipo del "ya merito" al perder otra final más. Es el único equipo de la historia de la liga en haber perdido tres finales en sus pimeros tres años de existencia.

Fue un año completo para los Tigres de Puebla, ya que no sólo conquistaron el título sino que a media temporada organizaron la mejor de todas las festividades que ha habido en los Juegos de Estrellas en estos tiempos.

Se presentó por primera vez el Derby de Jonrones, pero antes de este evento se organizó un gran Juego de Veteranos en que los aficionados que llenaron el Parque de los Hermanos Serdán vieron en acción a los héroes del pasado del Tigres cuando era capitalino y del Pericos de Puebla, entre ellos a Ronnie Camacho, que fue el gran jonronero de los Pericos en los años sesenta y quien los ayudó a ganar el único campeonato de su historia en la temporada de 1963.

Fue una larga jornada sabatina, ya que después del muy emotivo partido de estrellas del pasado se llevó a cabo el Derby de Jonrones, que comenzó  un poco frío y el público parecía ya cansado. Pero cuando vino a batear Willis Otáñez se puso a bailar en el home entre lanzamiento y lanzamiento para acompañar la música tropical que le estaban tocando.

A fin de cuentas desde el turno de Otáñez, el público se metió de lleno en el derby y la larga noche terminó siendo un éxito rotundo, celebrándose al día siguiente el Juego de Estrellas que fue ganado por la Zona Norte por 10-9. Se celebró la Noche de Gala un día antes del Derby de Jonrones y estuvo presente el Gobernador de Puebla, en la que hubo entrega de trofeos a los mejores de la campaña anterior y con la presentación de artistas famosos.

Por segundo año seguido y último, se volvió a jugar con los dos mejores perdedores del primer playoff, pasando al segundo round. Tigres no tuvo problemas al barrer en cuatro juegos al Águila de Veracruz para luego vencer a los Guerreros de Oaxaca en una dura serie de cuatro juegos a dos. Y tras vencer a Leones de Yucatán en seis encuentros, los Tigres lograron la corona en seis partidos también sobre Saltillo. Tigres terminó segundo en la primera mitad y líder en la segunda, siendo el mejor equipo del sur con 66-41 para terminar de Super Líder, mientras Potros de Tijuana obteniendo el primer lugar del norte en el standing global y estuvo a un tris de llegar a la final, pero fue vencido en siete juegos por los Saraperos de Saltillo que manejó Derek Bryant.

La final se decidió en el sexto partido ante una gran asistencia en el parque de Puebla y los Saraperos ganaban 3-1 al llegar la séptima entrada cuando el dominicano José Mercedes relevó al abridor Steve Burgoise, que había tirado un gran juego. Los felinos, que ese año cumplian 40 años de haberse fundado, atacaron con base a Sergio Gastélum y un batazo de Javier Robles se voló la barda para empatar el juego a tres carreras. En ese mismo inning un jonrón del veterano Guillermo Velázquez por el central trajo la carrera que sería del gane y del campeonato. Los Tigres ganaron 4-3 ese sexto juego para su primera corona en Puebla.

Un gran relevo de Baudel Zambrano mantuvo al Tigres en la pelea y fue el pitcher ganador al trabajar cinco entradas y dos tercios en cero carreras y dos hits, terminando Adrián Manzano que sacó los últimos cinco outs para que comenzara la gran celebración.

Javier Robles fue elegido el jugador Más Valioso de la Final, un trofeo que el shortstop del Tigres se lo obsequió al pitcher zurdo Jesús Guzmán por el gran trabajo que había realizado en los play offs. Fue esta la segunda Serie Final seguida perdida por los Saraperos.

Javier Robles tuvo la mejor temporada de su gran carrera y fue el campeón bateador de la Liga Mexicana con .392, con 28 cuadrangulares su cifra más alta y con 101 carreras. El "Chato" Vázquez tuvo una gran temporada de .380, con 33 cuadrangulares y 96 empujadas, enfermándose en la final. Matías Carrillo, el estandarte del Tigres, tuvo otro gran año de .360, 23 jonrones y 92 empujadas, mientras Luis Mauricio Suárez se estableció como estear al batear .334. Sergio Gastélum logró aportar mucho al batear .317 y "Chispa" Gastélum, nuevo héroe felino, dio para .375. Tigres, que fue líder en bateo con .339, tuvo 11 conectando sobre los .300.

En pitcheo, el manager "Che" Reyes tuvo que batallar, ya que el único con doble dígito en victorias lo fue el zurdo Alex Armenta con 13 triunfos y sólo tres derrotas. Baudel Zambrano logró un récord perfecto de 8-0. El curvero Jesús Olague ganó nueve, con ocho vitorias de Pablo Ortega y de Luis Carlos Rivera.


FOTO: El Ing. Carlos Peralta recibe el trofeo de campeón de la LMB 2005.

Los Tigres ya habían logrado muhos aficionados en Puebla con este campeonato; pero quién iba a pensar que dos años después iban a marcharse a Cancún.

En esta temporada del 2005 el cañonero Ricardo Saenz, el "Siete Leguas", se convirtió en el cuarto jugador en la historia d la Liga Mexicana en conectar cuatro jonrones en un juego. Fue con Monclova y contra Rieleros, el 28 de junio.

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More