Un cambio que cimbró la LMB en 1961

Al Pinkston y Ernesto "Natas" García, a El Águila, por Miguel "Becerril" Fernández y José "Ronquito" García, al México

By Mexican League | April 17, 2015 1:54 AM

México, D.F. (Tomás Morales) 17 de abril.- Durante el invierno de 19560-61, los Diablos Rojos del México y el Águila de Veracruz platicaron varias veces sobre un importante cambio de jugadores y para enero de 1961 llevaron a cabo el cambio.

La que es consideradala transacción más importante de la historia fue con los capitalinos enviando al puerto a Al Pinkston, que llevaba dos campeonatos de bateo en dos temporadas y al segunda base Ernesto "Natas" García, por Miguel "Becerril" Fernández y el jardinero boricua José "Ronquito" García.

La noticia la dio el Diablos en un hotel de lujo del centro y el numeroso contingente de cronistas quedamos con la boca abierta al anunciar el cambio Arnulfo Rodríguez, por parte del Diablos, y el Ingeniero Carlos Rubio, propietario del Águila, y quien en 1959 llegó a ser el presidente de la Liga Mexicana.

No había la menor duda que Al Pinkston era el mejor bateador del circuito, pero sus deficiencias en la defensa del jardín derecho eran muchas y entonces no existía la regla del Bateador Designado. Por otro lado, Miguel Fernández era considerado el jugador más completo de la liga, ya que el nativo de Las Choapas, Veracruz, contaba con las cinco herramientas que buscan los "scouts" de las Ligas Mayores.

Tenía facultades de sobra para correr, batear con poder, buen brazo y una defensa que era más que buena y que podría mejorar si le encontraban la posición adecuada. Había jugado primero la tercera base cuando comenzó con los Tigres y luego de shortstop, con el Águila, teniendo una campaña de 33 jonrones, una cifra que nunca volvió a repetir. Además bateaba de las dos manos y aunque varios equipos de Ligas Mayores se lo querían llevar, primero los Piratas de Pittsburgh, era de esos jugadores nostálgicos como Héctor Espino que no deseaba jugar fuera de su entorno.

La clave del cambio, curiosamente, no estuvo en el de Pinkston por Miguel Fernández, sino que los Diablos dejaron escapar en la negociación a "Natas" García, que todavía era un brillante segunda base.


FOTO: Pinkston, ya con el uniforme de El Águila; y el de las Choapas, "Becerril" Fernández.

Para la temporada de 1961 los Diablos no pudieron tapar el hueco en la segunda base y fue un año desastroso para ellos debido a ese problema. A fin de cuentas, Fernández encontró sus posiciones en la primera base y en el jardín izquierdo, aunque nunca puso números al estilo Héctor Espino o del mismo Pinkston, quien con el Águila ganó otros dos campeonatos de bateo para imponer récord con cuatro títulos seguidos y tiene el mejor promedio de la historia de la Liga Mexicana con .372. Pinkston perdió por milésimas un quinto campeonato de bateo seguido en 1963 ante Vinicio García de los Sultanes de Monterrey aunque el perjuraba que según sus cuentas, él había sido otra vez el título de bateo.

Contando sólo la temporada de 1961, el cambio fue perfecto para el Águila ya que ganó el campeonato de la Liga Mexicana con cuatro juegos de ventaja sobre el Pericos de Puebla y los Diablos finalizaron en penúltimo a 18 juegos atrás. A través de los años, sin embargo, Miguel Fernández ayudó al Diablos a ganar el campeonato de 1964.

Santis "Canguro" Amaro logró su segundo campeonato como manager del Águila y Pinkston ganó la corona de bateo con .374, su tercera seguida, mientras el cubano "Witty" Quintana tuvo un gran año al ser campeón en jonrones con 23 y carreras empujadas con 89. Ramón Arano fue el pitcher campeón en ganados y perdidos con 11-3 que le dio promedio de .786, mientras "Natas" García fue el mejor de los segundas bases de toda la liga con promedio defensivo de .982.

El jardinero Asdrúbal Baró dio un sólido .348 y Pilo Gaspar, una garantía en la defensa, bateó .330. El yucateco William Berzunza fue el primera base con .311 y "Natas" García aportó con un buen .292, mientras Felipe Montemayor dio 12 jonrones y .299. Ese año de 1961 el tercera base "Witty" Quintana impuso la marca de seis juegos seguidos dando de jonrón, un récord que luego mejoraron con siete Rich Rentería y Jorge Alberto Vázquez. Para tapar el hueco que dejó por Miguel Fernández en el short, el Águila adquirió del Nuevo Laredo al panameño Pablo Bernard, que bateó .292.

En el pitcheo de ese Águila campeón hubo tres pitchers de 11 victorias, Ramón Arano, ya citado, el boricua William de Jesús y Rodolfo "Mulo" Alvarado, aunque el de más triunfos lo fue el zurdo Silvio Castellanos, quien ganó 14 contra el mismo número de derrotas. El venezolano Julián Ladera, que ya no era el mismo de 1957, tuvo 9-10 y para el entonces joven Ramón Arano fue el primero de muchos buenos años, ya que en la temporada anterior había tenido una marca de 0-5 en un año que tampoco pudo ganar un solo juego en el torneo de invierno. Con el tiempo sería el máximo ganador entre los pitchers de la Liga Mexicana con 334 triunfos.

La temporada de 1961 se decidió dos meses antes de comenzar, al anunciarse el cambio de Pinkston y "Natas" García al Águila de Veracruz.

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More