En español: reportaje sobre Deivi García

(Tim Dougherty)

By Joe Vasile con traducción de Khaleel Dinally / Scranton/Wilkes-Barre RailRiders | September 16, 2019 2:07 PM

Con solo 5 pies 9 pulgadas y 163 libras, si te topas con el lanzador de RailRiders Deivi García en la calle, nunca adivinarías que estás experimentando un roce con uno de los mejores prospectos del béisbol. Pero cuando el derecho de 20 años se viste de rayas y sube al montículo del lanzador, no hay duda.
 

Firmado por los Yankees como agente libre internacional en 2015 a la edad de 16 años, García explotó en la escena del prospecto en 2017, cuando llegó a los Estados Unidos para jugar béisbol por primera vez. En solo 44.2 entradas esa temporada con los GCL Yankees West y Pulaski Yankees de nivel novato, el bombero sorprendió a muchos con 67 ponches y solo permitió 32 hits.

Incluso cuando era un adolescente en la República Dominicana, los evaluadores de talento consideraban que García era una perspectiva de lanzamiento más pulida que la mayoría. Mientras que su bola rápida impresionó con su velocidad de mediados de los 90, el pan de cada día de García es su bola curva de alta velocidad de giro. De hecho, uno de los mayores deméritos contra él al principio de su carrera fue que su bola curva tenía tanto movimiento que le resultaba difícil lanzar strikes.

Se benefició de esa locura en las menores inferiores, donde los bateadores son más propensos a perseguir las buenas bolas que salen de la zona de strike. A través del trabajo que García ha hecho con el personal de desarrollo de jugadores de los Yankees y los entrenadores de lanzadores de ligas menores, ha realizado los ajustes necesarios a un ritmo que ha permitido su meteórico ascenso en la organización.

García comenzó la temporada 2018 como el prospecto número 24 en la organización de los Yankees de Baseball America, quien notó su potencial al tiempo que mostró algunas preocupaciones sobre cómo su pequeño marco llevaría a lanzar. A principios de la década de 1990, los Dodgers de Los Ángeles tenían un lanzador derecho y flaco de la República Dominicana que creían que era demasiado pequeño para ser titular. Con 5 pies 11 pulgadas y 170 libras, Pedro Martínez demostró que estaban equivocados a lo largo de su carrera en el Salón de la Fama, que incluyó 3 Premios Cy Young y lideró su liga en efectividad ocho veces.

"La gente siempre me compara con Pedro Martínez debido a mi tamaño y cómo puedo lanzar", dijo García con una sonrisa. "Era uno de los tipos que siempre crecí admirando y quería ser como él".

Si bien nunca se conocieron en persona, a menudo se puede encontrar a Martínez comentando las publicaciones de García en Instagram, levantando un lanzador en el que ve una versión más joven de sí mismo. Pero uno de los mejores activos de Martínez como jugador, aparte de su bola rápida, su bola curva y su control y comando precisos, fue un cambio mortal que rutinariamente dejó a los bateadores sacudiendo la cabeza después de un ponche. Es ese cambio que García ha trabajado duro para convertirse en un tercer lanzamiento legítimo.

"He trabajado mucho para poder mantenerme de pie un poco más para poder guiarme [fuera de la base] más", dijo García. "En general, se trata de encontrar coherencia con todo mi repertorio: todos los lanzamientos que quiero poder ejecutar más ya que [en Triple-A] hay mucho menos margen de error".

Su arduo trabajo en las últimas dos temporadas ha pagado dividendos. Después de comenzar la temporada 2018 en el entrenamiento extendido de primavera, fue llamado para comenzar con los Tarpons de Clase A-Avanzada de Tampa a principios de junio. García ponchó a siete bateadores de St. Lucie Mets y permitió solo dos hits en 4.2 entradas el 5 de junio, una salida tan impresionante que los Yankees decidieron agregar a García a la lista de Charleston RiverDogs Single-A, sin pasar por un nivel en la organización.

García ponchó a 10 bateadores y no encaminó a nadie en 5.0 entradas en su debut en RiverDogs el 11 de junio, una salida que se produjo poco más de tres semanas después de su cumpleaños número 19. Hizo ocho aperturas para Charleston, ponchó a 63 y encaminó solo 10 en 40.2 entradas antes de ganar un ascenso a Tampa. Hizo cinco apariciones más en la temporada, incluyendo una con el Trenton Thunder de Doble A en la que permitió solo cuatro carreras ganadas en 32.1 entradas para una efectividad de 1.11. ERA.

Esta actuación hizo que García subiera en el ranking de prospectos de los Yankees, donde Baseball America lo ubicó en el puesto número 6 al ingresar a la temporada 2019. Nuevamente expresaron su preocupación por su futuro para mantenerse como titular, pero se jactaron: "Su cambio se ha desarrollado hasta el punto de que se está acercando a la calidad de su bola curva".

La temporada 2019 de García comenzó en Tampa, pero no permaneció como miembro de los Tarpons por mucho tiempo. Después de ponchar a 33 bateadores en 17.2 entradas, fue ascendido a Trenton, donde esta vez duró 53.2 entradas antes de ser ascendido a Scranton / Wilkes-Barre.

Después de dominar a los bateadores en los niveles inferiores de las ligas menores, García no tuvo el mejor comienzo con los RailRiders. Obtuvo la victoria en su debut el 15 de julio contra Columbus, pero permitió tres carreras en seis hits en cinco entradas y no tuvo el tipo de rendimiento dominante que lo hizo ascender para reclamar su lugar como el prospecto número 1 en los Yankees. organización, según la actualización de las clasificaciones de mitad de temporada de MLB Pipeline.

Las cosas estuvieron difíciles por un tiempo en Triple-A para García. Caminó cuatro bateadores en su segunda apertura contra Louisville, y para fines de julio su efectividad fue de 6.26, que fue casi dos carreras completas más altas que las que había registrado en cualquier otro nivel en su carrera. Los mismos trucos que le funcionaron tan bien en Tampa y Trenton a principios de año no tuvieron tanto éxito contra los bateadores veteranos más avanzados en la Liga Internacional.

Pero cuando el calendario se convirtió en agosto, el derecho de 20 años encontró su ritmo en el nuevo nivel. En sus primeras tres apariciones del mes, García registró una efectividad de 2.70 en 13.1 entradas, bajando su ERA RailRiders a 5.01. Su mejor juego fue el 17 de agosto en Coolray Field contra Gwinnett, donde lanzó cinco entradas sin hits, ponchó a siete pero emitió cinco bases por bolas.

"He tenido que aprender mucho desde solo prepararme para los juegos, hasta comprender a los bateadores que están más avanzados en lo que están tratando de hacer en el plato y simplemente entender cuáles son sus deficiencias en el plato para saber cómo atacarlos, "Dijo García, quien antes de cada comienzo se encontrará con su receptor titular y el entrenador de lanzadores de RailRiders Tommy Phelps para estudiar la película y las tendencias de los bateadores oponentes.

Fue después de esa aparición que los Yankees hicieron la transición oficial de un papel de lanzador titular a un papel de bullpen por el resto de la temporada. A partir de ese movimiento, había lanzado 103.2 entradas en la temporada, mucho más que las 74.0 entradas que habían sido su récord personal anterior.

Algunas investigaciones sugieren que los lanzadores corren un riesgo mucho mayor de sufrir lesiones futuras cuando lanzan 30 o más entradas que el máximo de su carrera anterior en una temporada, pero ese no es un número mágico. Tener a García lanzando una o dos entradas del bullpen lo ayudará a continuar desarrollándose en las últimas semanas de la temporada, al tiempo que preservará el estrés excesivo en su brazo. Los Yankees han hecho lo mismo en temporadas pasadas con los mejores prospectos de lanzadores Justus Sheffield y Chance Adams.

"Es algo que no me importa. Obviamente, es algo para mejorar, potencialmente, lo que podría suceder en el futuro ", dijo García a Conor Foley de The Scranton Times-Tribune, quien dio la noticia de su traslado al bullpen. "Obviamente necesito estar listo para cualquier tipo de papel que me llamen. Estoy listo y listo para el desafío ".

Con las convocatorias de septiembre inminentes, existe la posibilidad de que García pueda ser promovido a los Yankees para tomar una taza de café del bullpen mientras Nueva York llega a la recta final en su búsqueda de otra corona de la División Este de la Liga Americana. Hacer que se acostumbre a los diferentes ritmos de salir del bullpen hará que esa transición a las grandes ligas sea aún más fácil.

"Siempre he estado en la posición [de tener mucha atención] durante todo el camino de regreso a la escuela y a través de las menores", dijo García, quien ha tratado de bloquear el ruido de ser el próximo prospecto ardiente de los Yankees. "Siempre he sido uno de los chicos más jóvenes, así que he estado rodeado de chicos mayores y me he acostumbrado a eso y comprendo que necesito salir y concentrarme en hacer lo que tengo que hacer a diario."

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More