Juego sin hit ni carrera de Román Ramos

En 1961 hubo dos juegos sin hit ni carrera en días consecutivos, entre Petroleros de Poza Rica y Senadores de Austin

By Mexican League | April 28, 2015 2:56 PM

México, D.F. (Tomás Morales) 28 de abril.- Fue 1961 el último año de la Asociación Panamericana, formada por las Ligas Mexicana y de Texas, y el 14 de julio en el Parque Jaime J. Merino de Poza Rica el pitcher derecho veracruzano, Román Ramos, tuvo el mejor momento de su carrera al lanzar un juego sin hit ni carrera contra el potente Senadores de Austin de la Liga de Texas.

Entonces los Petroleros tenían como casa al parque Jaime J. Merino que era formidable para los bateadores, ya que la barda del jardín izquierdo estaba a unos 300 pies del home y la barda derecha también era apetecible para los cañoneros.

En los tres años de la Asociación Panamericana los equipos texanos nos ganaron por buen margen en los partidos interligas, aunque en los Juegos de Estrellas dominó totalmente la Liga Mexicana para que los texanos ganaran las tres series finales que se celebraron.

Román Ramos había sido brazo estrella de las Selecciones Mexicanas en los Juegos Centroamericanos de 1954 y los Juegos Panamericanos de 1955, haciéndose profesional con el Águila de 1955 y con el Poza Rica en la Liga Invernal Veracruzana. Después de dos temporadas ganadoras en su debut profesional en 1957 su club Águila terminó en último lugar al ser el pitcher que más apariciones tuvo, impuso la marca negativa de 21 derrotas en la campaña, ganando 13.

Es un récord que aún perdura. Pero lo más curioso es que en esa misma temporada impuso también récord de más apariciones con un total de 46, rompiendo la marca de 45 que tenía Ramón Bragaña.

El Águila desapareció por un rato de la Liga Mexicana y su franquicia pasó a Poza Rica y allí estaba Román Ramos el 14 de julio de 1961, dos días antes de que se iba a celebrar el Juego de Estrellas en el Parque del Seguro Social entre las Ligas Mexicana y la de Texas.

Esa noche lanzó Román Ramos un sin hit ni carrera a un Senadores de Austin que había sido el campeón de la Panamericana en 1959 y en ese partido histórico vimos relevando al joven Phil Niekro, que luego se convertiría en un pitcher de 300 juegos ganados en Ligas Mayores al desarrollar un mortífero lanzamiento de nudillos.

En este juego tiró dos entradas sin hit ni carrera. En el orden al bat de Austin estuvo Tommie Aaron, el hermano del gran jonronero Hank Aaron.

Ese juego sin hit ni carera terminó 11-0 a favor de Poza Rica con el boricua Herminio Cortés siendo el mejor bateador con cinco carreras empujadas con jonrón, triple y doble, faltándole el sencillo para el ciclo.

Solamente se le embasaron tres enemigos a Román Ramos, un pequeño gigante, dos por bases por bolas y otro por error del torpedero Fernando Graham. El receptor Manuel Díaz, conocido como "Copa Castillo", también dio jonrón y el panameño fue el catcher de Román Ramos en el juego sin hit.

En la tercera entrada estuvo en peligro el sin hit cuando con uno en base, el antesalista Juan Guzmán dio una poderosa línea pero a las manos del tercera base "Camaleón" García que completó la doble matanza en primera.

En la quinta fue Pepe Bache el fino segunda base petrolero, el que salvó el doble cero. Había dos en base cuando el mismo Juan Guzmán dio un batazo por el hoyo de primera y segunda que lucía hit, pero Bache se metió al hoyo, hizo la atrapada y el out en primera para llevarse la gran ovación.

En la séptima entrada, ya pensándose en el juego sin hit, Whitrow dio un largo batazo por el prado derecho al que el cubano Orlando Leroux le hizo una gran atrapada yendo hacia cerca de la barda.

Llegó la novena entrada y Román Ramos cumplió  la cita con el destino. Loren Johnson abrió con rola a primera en que el mismo Ramos cubrió la inicial para el primer out. Billy Davidson siguió con otra rola por primera que fildeó el panameño Elías Osorio y él mismo pisó la base.


FOTO: Pepe Bache, Miguel Fernández y Román Ramos.

Ya el público estaba de pie cuando vino a batear, ni más ni menos, que el derecho Tommie Aaron, el hermano del famoso jonronero Hank Aaron. Y el último out fue un tercer strike cantado por el ampayer principal, Chepe Velarde, con Román Ramos comenzando la celebración por la joya de pitcheo. Fue su quinto ponche del partido que duró exactamente dos horas.

Todavía nos estábamos felicitando por la hazaña de Román Ramos cuando al día siguiente, en el mismo parque y con los mismos equipos, Larry Maxie, de los Senadores de Austin, le devolvió el juego sin hit ni carrera al Petroleros en Poza Rica.

Era primera vez en la historia del Beisbol Organizado que en dos juegos seguidos se habían intercambiado partidos sin hit ni carrera los dos mismos equipos. Luego esa rareza se vio en dos juegos seguidos entre Cardenales de San Luis y Gigantes de San Francisco en la Liga Nacional. Las únicas dos veces en la historia.

El alvaradeño Román Ramos, que también jugó  con Puebla y Yucatán, tuvo 16 años en la Liga Mexicana con récord de 119-132 y 4.29 en efectividad. 

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More