Leones de Yucatán rugió fuerte en 2006

By Mexican League | October 19, 2015 7:37 PM

México, D.F. (Tomás Morales) 19 de octubre.- El 27 de agosto del 2006 resultó inolvidable en la historia de los Leones de Yucatán, ya que después de 22 años de espera lograron volver a ponerse la corona de la Liga Mexicana, al vencer en forma sensacional a los Sultanes de Monterrey en cinco partidos, con el quinto y decisivo yéndose empatado cuatro carreras a la entrada número 14 en que con un cuadrangular del bateador zurdo Jesse Castillo se rompió un empate a cuatro y de esa manera los Leones se coronaron.

Era segunda vez en la historia de las finales que se terminaba con un cuadrangular en el cierre de la última entrada y el de Castillo fue el segundo después de aquel de Nelson Barrera que decidió la final de 1987 a favor de los Diablos Rojos sobre los Tecolotes de los dos Laredo también en cinco paridos y en encuentro celebrado en el Parque del Seguro Social. Este del 27 de agosto del 2006 fue en el marco de un estadio Kukulcán lleno hasta los topes y con Jesse Castillo bateando contra el relevista Miguel Rubio con un cañonazo que se fue sobre la barda derecha y cerca del poste que divide la zona de fairball con la de foul.

Fue el del 2006 el primer año de Lino Rivera como manager de los Leones y el puertorriqueño, pitcher en su carrera de pelotero, comenzaba con este título a labrarse una carrera importante como timonel en nuestro beisbol y en el de Puerto Rico.

Curiosamente, un año antes el dominicano Bernie Tatis había sido el manager de Yucatán y en el 2006 fue el timonel de los Sultanes de Monterrey que perdieron la final contra los Leones.

Yucatán apenas tuvo un récord de 58-51 para calificar como el cuarto lugar de la zona sur a nueve juegos y medio del líder Diablos Rojos del México. Sin embargo, los mismos Leones eliminaron al Diablos en siete juegos, en el séptimo logrando un ataque de novena entrada sobre el relevista Joakim Soria y en partido que tuvo como escenario al Foro Sol. Un doblete de Donzell McDonald fue el batazo clave que puso a los Leones al borde del triunfo en la serie.

Después los Leones eliminaron a los Tigres, campeones del año anterior, en sólo cinco juegos para ganar la Serie Final de la manera sensacional ya relatada. Los Sultanes fueron los Super Líderes de la campaña con récord de 79-30 y terminaron con gran ventaja de 14 juegos y medio sobre los Pericos de Puebla, por lo que salieron como grandes favoritos en la final frente a los Leones. La serie comenzó en Monterrey y terminó en Mérida.

El pitcher Salvador Arellano fue el pitcher con más   triunfos en los Leones de 2006 con 12 victorias, mientras el joven zurdo Óscar Rivera siguió llamando la atención con nueve triunfos y lanzó un juego sin hit ni carrera contra el Águila de Veracruz, el primero de julio. Un año antes lanzó un juego perfecto, el único en play off, al lograr la hazaña contra los Guerreros de Oaxaca, el 7 de agosto del 2005 en Mérida.

Gustavo Ricalde, un directivo muy querido en el beisbol, estaba al frente de los Leones en ese que ha sido el último campeonato logrado por el equipo melenudo y fue el ganador del nombramiento de Ejecutivo del Año, aunque ya estaba luchando contra una terrible enfermedad que le quitó la vida en el 2008. Dejó muchos amigos.

El C.P. Plinio Escalante estuvo como asesor del equipo Leones y un año más tarde sería el presidente de la Liga Mexicana.

Lino Rivera tuvo al dominicano José Vargas como su gran relevista, el cerrador de lujo, que con gran velocidad terminaba los partidos. Ese año tuvo 27 juegos salvados y en seis temporadas de Liga Mexicana, con cinco años y medio con Yucatán, salvó 134 partidos.

Luis Arredondo, el veloz jugador apodado "Rayo" y quien terminaría su carrera como el jugador con más bases robadas en la historia de la Liga Mexicana con 527, tuvo una gran campaña en el 2006 al ser el mejor bateador de los Leones con .370, seguido por el valioso venezolano Willy Romero con .331, Donzell McDonald con .326 y 29 bases robadas. Jesús Castillo el gran héroe al final, bateó .321 y solamente conectó un cuadrangular en la temporada regular pero el que dio en la serie por la corona nunca será olvidado.


FOTO: Jesse Castillo, a hombros tras dar el jonrón del título para Yucatán.

El venezolano y gran veterano Pedro Castellano, dio 15 jonrones y tuvo porcentaje de .306 mientras Oswaldo Morejón, un héroe del patio, tuvo un sólido .299 con gran defensa en la intermedia.

Fue en esa campaña del 2006 en que Jorge Alberto "Chato" Vázquez dio cuatro jonrones para los Tigres en partido contra Tabasco, celebrado el 13 de mayo en la ciudad de Puebla, Lo que parecía un quinto cuadrangular dio la pelota del batazo en la barda. Fue el quinto bateador en lograr la hazaña en la historia de la Liga Mexicana. 

This story was not subject to the approval of the National Association of Professional Baseball Leagues or its clubs.

View More